miércoles, 10 de agosto de 2016

Descanso


Después de pasear durante un día caluroso, pasamos un buen rato con muchos búhos (En el próximo articulo, os lo contaré). 
Luego almorzamos en una hamburguesería de Osaka. 
Primero, pedimos limonadas caseras.

Y hamburguesas caseras con patatas fritas.
Estaban buenísimas. Así, si son caseras, nos gustan mucho las hamburguesas. 

En otro día lluvioso, entramos en una cafetería que nos pareció que tenía fama por sus tortitas. Y las probamos.
Realmente estaban muy ricas.

En Japón vimos muchas copas de helados en los escaparates de los restaurantes. Como casi nunca los tomamos en España, se me había olvidado esa tendencia. Esa vez aprovechamos la oportunidad para probarlos.
A mi marido le gusta la combinación de plátano y chocolate. 

A mí me gustan las fresas, pero en ese momento no tenían. 

Así que pedí una copa con pomelo. 
Sé que hay gente a la que no le gustan los pomelos por su acidez pero, si los pelan bien, están muy buenos y a mi me gustan.
Me encantó esta copa de helado. 
Fue uno de los momentos refrescantes durante el viaje.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario