domingo, 24 de julio de 2016

Osaka



Llegamos por la mañana temprano de allí en avión, que era a la hora de acostarnos en España. Para adaptarnos al horario local, sin descansar mucho, salimos al centro de la ciudad de Osaka. 
Para almorzar, entramos en un restaurante pequeño de comida japonesa.
Tomamos un menú de oyako-don (arroz con pollo y huevo). Aparte de arroz, llevaba un cuenco pequeño de kitsune-udon (fideo). 
Estaban buenísimos.

Esa zona está al lado del río Dotonbori: 

Restaurante y tienda que vende productos de cangrejo

Destacaban los anuncios con figuras de mariscos.


Restaurante de pez globo


Al lado de uno de los puentes, se veían los edificios llenos de publicidad; Como es uno de los sitios más famosos de la ciudad, mucha gente venía para verlo.
Lo más llamativo era un anuncio famoso de una compañía de dulces. 



Después de pasear por una galería comercial, nos fuimos a otra zona cerca más moderna: América-mura. 

Encontramos unas tiendas curiosas allí.

Esa noche, descansamos muy bien.



Castillo de Osaka

Al día siguiente, visitamos el castillo de Osaka.
Se notaba que el castillo de Osaka ya había sido restaurado varias veces.
Lógicamente no conservaba el ambiente antiguo del castillo original. 

Imágenes desde el mirador del castillo

Era más bien un museo con mirador con la forma del castillo.
De todas formas, supimos sobre la historia curiosa del edificio y de Hideyoshi Toyotomi, que mandó construirlo en siglo XVI.


Por ejemplo, Hideyoshi era de familia pobre.
Cuando era joven, era muy ambicioso y astuto al dedicarse a Nobunaga Oda. 
Se esforzó mucho para que le admitiera como persona válida y lo consiguió. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario