jueves, 13 de noviembre de 2014

Nuestro aniversario


Recordando el día de la boda, 
disfrutamos de las rosas con más tranquilidad que ese día.



"¿En qué sueñas, chiquitita?" 

Un mes después de decidir nuestro casamiento, esta agapornis me encontró por la calle y vino conmigo a casa. 
Últimamente juega mucho con su palito favorito. 

Desde que vino a casa, ella siempre está con nosotros con su carita cariñosa, cuando nos lo pasamos bien o incluso cuando nos lo pasamos mal.

A este agapornis le gusta mucho su columpio.

Trajimos a otro agapornis a casa este año (principalmente para la primera agapornis).
Los agapornis son "pájaros de amor" "inseparables".
Creo que no sólo nosotros dos, los humanos, sino nosotros cuatro nos hicimos inseparables. 
Cuando uno de nosotros no está bien, ninguno está bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario