miércoles, 27 de agosto de 2014

Imagenes de Julio de 2014



Cielo azul y buganvillas




Girasoles y crisantemos verdes 


Nuestro nuevo pájaro se camufla delante de estas flores.


Al crepúsculo, los polluelos de pato nadaron como locos de alegría.

Son mis pequeñas karanchoes, cuyas ramas puse en agua y salieron raíces. Entonces las cambié a macetas. 
Espero que crezcan bien.


La puesta de sol del Océano Atlántico

miércoles, 20 de agosto de 2014

Tarta de mousse de chocolate 2 


Ésta es una tarta de chocolate que hice para el cumpleaños de mi marido. 
Como mousse de chocolate, que yo recuerde, es la segunda vez que la hago.
Esta vez salió mucho mejor que la primera vez y es de un tipo distinto.
Es como una tarta de doble chocolate.


Dos días antes de su cumpleaños, hice un bizcocho de cacao.
El día siguiente, hice la mousse de chocolate. 
Encima del bizcocho, puse esa mousse y luego puse la cobertura de chocolate. 


La receta de la mousse es especial: Es de una chica que aprendió en una academia de repostería. No se usa ninguna gelatina pero se cuaja y se hace una mousse riquísima. 
Utilicé un chocolate negro de 70% de cacao. 


Añadí un poco de azúcar para la mousse y para la cobertura, así que
el resultado es no fue demasiado dulce ni pesado. 
Será un sabor para adultos.
Se puede cambiar el sabor dulce dependiendo de tipo de chocolate.
Para poner la cobertura, hay que esperar hasta que se cuaje la mousse.
Reposé la tarta una noche en el frigorífico y,
¡feliz cumpleaños!
Disfrutamos de la tarta unos días sin cansarnos.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Pollo con salsa agridulce


A veces me apetecen platos con sabor ácido como los marinados. 
El otro día encontré esta receta de "Pollo con salsa agridulce". 
Es una variedad de un plato chino famoso, "Cerdo con salsa agridulce".
Mi madre a veces lo hacía con carne de cerdo, pero no mucho, pensando que tenía muchas calorías.   
Aquí, en vez de freír la carne, la salteé.
En tiempo caluroso como ahora, también está bueno si se sirve frío.   

Ingredientes:
- 1 zanahoria 
- 2 pimientos para freír
- 1 cebolla
- 500 gramos de pollo
- 2 cucharadas de vino blanco o sake
- 1 cucharada de Salsa de soja
- 1 huevo
- 3 cucharadas de maicena
- aceite de oliva

Salsa agridulce:
- 100 ml. de agua
- 3 cucharadas de vinagre de manzana o de vino
- 2 cucharadas de azúcar
- 1 cucharada de salsa de soja
- 1 cucharada de ketchup
- 2 cucharaditas de maicena
- 1 cucharadita de sal

Elaboración:
1. Cortar el pollo en trozos pequeños.

2. Poner la salsa de soja, el vino y el huevo batido al pollo y reposarlo 20 minutos. Luego ponerle maicena.

3. Cortar la cebolla en trozos medianos y los pimientos en trozos pequeños.

4. Cortar la zanahoria en trozos medianos y cocerla unos minutos en agua caliente (o cubrirla con un film transparente y calentar 2 minutos en microondas).

5. Mezclar todos lo ingredientes de la salsa agridulce en un vaso o en un bol.

6. En una sartén, calentar el aceite de oliva y freír o saltear el pollo.
(Como la maicena tiende a hundirse en el fondo del plato, mezclarlo bien antes de freírlo.)

7. Cuando el pollo tome un buen color dorado, sacarlo a un plato con papel de cocina.

8. En una sartén, poner el aceite y saltear las verduras. Cuando todas las partes tomen el aceite, añadir la carne.

9. Añadir la mezcla de la salsa y mezclar bien en fuego alto hasta que la salsa se quede espesa.

martes, 5 de agosto de 2014

Nuevo amigo (a finales de Mayo)

Lunita

Nuestro nuevo agapornis vino a casa en Mayo. Os lo presento por primera vez. Es un agapornis macho muy sensible y tenía miedo de la gente, sobre todo de las manos. Cuando nos acercamos a su jaula de la tienda, no le gustó que le miráramos.



Trajimos el nuevo agapornis a casa.
En casa, Lunita estaba esperando tranquilamente.
Como él era tan callado, al principio no se enteró de que había llegado.


Al principio no los juntamos, porque no sabíamos si se llevarían bien. El primer día, el nuevo pájaro tenía cara muy preocupada y no comió nada. El pobre tuvo que separarse de su familia. 
En unos días, empezó interesarse por esta agapornis guapa.



Como Lunita entró en la jaula nueva del macho, empecé a juntarles.


Sin embargo, ella siempre quiere mantener la distancia. 
Si él se acerca demasiado, le rechaza.


Según pasó el tiempo, el macho empezó a piar mucho. 
Tiene su canto peculiar, me hace pensar en los pájaros viven en estado salvaje. A veces es muy ruidoso. 
Mientras, Lunita se queda callada, aunque antes piar era su trabajo.

El motivo de traer un macho fue que Lunita se aburría y se hizo daño a si misma, así que el veterinario nos recomendó que tuviera uno:
Las pájaros no pueden rezar. Si tenéis un macho, a ver si se hace su amigo. 


Sin embargo, tampoco aseguró que un macho fuera capaz de hacerla dejar de hacerse daño. Realmente, tardó 2 meses más en curarse la herida de Lunita perfectamente desde que llegó el macho.
Y Lunita no ha tenido interés en él como pareja.
Parece que ella sigue queriéndonos más que a su nuevo amigo.   
No nos molesta, porque desde principio queríamos tenerla sola y no teníamos planes de tener 2 pájaros, ni siguiera una pareja de agapornis.