jueves, 17 de julio de 2014

Se está mejorando.


En el artículo anterior sobre nuestra pájaro, dije que la llevamos al veterinario.
Sé algo de por qué empezó a acicalarse mucho y a herir su trasero con su pico. 
Justo antes leí un articulo sobre tiempo de celo de las agapornis hembras: 

Ahí decía que hay que evitar darle papeles a las agapornis, porque eso estimula su celo y les ayuda a poner huevos. 
Como esto fue después de que ella pusiera 6 huevos, nos preocupábamos por su pérdida de nutrición, vitaminas, etc. 
Entonces seguí lo que decía ese artículo: Deje de darle papeles (A ella siempre le gustaba morder y cortar papeles). 


Así que empezó a buscar otra cosa a hacer: acicalarse a ella misma. Mucho más que antes.


Es difícil quitarle la manía de acicalarse demasiado. 
Sólo el acicalarse es buena costumbre según la naturaleza. 
Así que, cuando nos damos cuenta de que su pico toca su trasero, intervenimos. 


El tratamiento de anti-inflamatorio no se solucionó el problema completamente, porque ella volvió a picarse en la herida. 
La llevé a la consulta de nuevo: 
el veterinario le recetó un antibiótico para tomar con agua y un antiséptico para lavar la herida.

Esta vez le ha ayudado más que la primera vez a mejorar la herida.
Seguimos cuidando de Lunita, vigilando la herida. 


Y empecé a darle papeles de nuevo para entretenerse
(aunque mi marido tuvo que esconder sus libros importantes),


deseando que nuestra chiquitita se ponga perfectamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario