lunes, 16 de junio de 2014

Cuando nuestra pájaro se puso mala

Nuestra amiga agapornis roseicollis lleva ya 1 año y 9 meses viviendo con nosotros. Os conté que a veces puso huevos aunque está sola...




La penúltima semana de abril, se puso un poco desanimada.
Se quedó dormida muchas veces al día.
Un día nos enteramos de que tenía una herida que ella misma se causó por morder su trasero. 
Nos preocupamos mucho y la llevamos al veterinario.
Nos recetó un anti inflamatorio para tomar con agua y un tipo de pomada.  
Ese medicamento le dio aún más sueño y por la mañana se quedó dormida.



Cuando la solté desde la jaula, subió a mi hombro y se quedó ahí para acicalarse o para acicalarme.


Antes, siempre cuando la soltaba no venía a mi hombro sino que buscaba cosas para jugar: pero en ese tiempo se sentiría un poco débil y me necesitaría.
A partir de ese momento, aunque se mejoró, sigue acicalándose encima de mis hombros.


La herida se mejoró poco a poco y volvió su vitalidad 
(Aunque siguió durmiendo de día).



Le compramos un espejo para que no se sintiera sola.
Era uno de los consejos del veterinario.


Le interesó mucho la imagen de ella misma, pensando que hay otro.
Intentó entrar en ese espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario