jueves, 31 de octubre de 2013

Halloween --- Galletas Jack, Mike y Fantasmas


Los últimos 4 años siempre he hecho dulces de Halloween.
La verdad es que, como a mi pareja le gusta Halloween, empecé a tener esta costumbre. 
Desde que supe que su origen no es estadounidense (realmente esta fiesta viene de Irlanda), tengo más interés.
Suelo hacer galletas o tartas de queso con forma de "Jack-O-Lantern" (lampara de carabaza), pero este año decidí hacer algo distinto.
Encontré unas recetas de Kanaden para hacer galletas:

1. Jack Skellington




2. Mike Wazowski



Para hacer las caras de Mike y Jack, utilicé moldes con forma de círculo. 
Para hacer los ojos de Mike, utilicé otro molde circular 
más pequeño.
Para hacer los ojos, las narices y las bocas de Jack, no usamos moldes, pero ha sido muy divertido hacerlas. 
Mirad, cada galleta Jack tiene la cara un poco distinta.
Para dar el color verde a las caras de Mike Wazowski, utilicé un colorante natural que tenía en casa: 
té verde (hojas de Gyokuro).


3. Varios fantasmas


Hice varios moldes con forma de fantasmas usando cartón. 

La receta de las galletas es de "Mis galletas favoritas de dos colores".
Como hacemos las de Mike Wazowski, aquí son de 3 colores. 
La forma de mezclar es ésta:
Después de mezclar todo, partimos la masa en dos.
Dejamos así la mitad que es sin color.
Partimos la otra mitad de la masa en 1/3 (Luego mezclamos con té verde)  y 2/3 (Luego mezclamos con cacao puro). 


Un saludo de nuestra pájaro.


Happy Halloween!

lunes, 21 de octubre de 2013

Pensando en mi hermana --- Bufanda de color colibríes y jacaranda



Hice esta bufanda utilizando 4 colores: Laguna, purpura, azul-verde y gris-blanco.
Según el patrón original que compré, se usa 6 ovillos pero utilicé 5.
  
Pedí un consejo de colores a mi pareja. 
¿Cúal color repito en 2 ovillos?
La respuesta fue "Púrpura" (La verdad es que me encantaron también laguna y azul-verde y dudaba mucho).

Así empecé a tricotar. Los hilos eran muy finos (para hacer calcetines) y tardé mucho tiempo. La forma de salir y cambiar colores combinados era muy bonita.


Mirando el color púrpura, me acordé del color jacaranda de cerca de mi casa. 




Y el color azul-verde se parece a los colibríes que me encanta mirar.



Fue un poco después de fallecimiento de mi hermana que empecé esta bufanda. Si es persona que ha perdido a un familiar alguna vez en su vida sabrá que nos cuesta mucho acostumbrarnos de la ausencia de nuestro familiar fallecido. Pero nuestra vida sigue y al principio, es muy duro.

Mi pareja y su familia también nos apoyaron mucho.


Fue mi hermana quien me enseñó cómo tricotar cuando yo tenía 8 o 9 años. Ella ya sabía hacer crochet también, hizo manoplas complicadas para mí.



Así que, durante el proceso de hacer esta bufanda, pensaba mucho en ella.



Pensando en su infancia, en ella ahora que se ha convertido en ceniza.
Me imaginé que ella está rodeada de flores, pájaros... como una parte de la naturaleza. Y en algún sitio donde está más feliz y en paz.  


 
Cuando me acuerdo de los colibríes y jacarandas, me acuerdo de mi hermana y de esta bufanda. Y viceversa. 

miércoles, 2 de octubre de 2013

Gatos de casa

Aunque hablo mucho de mi pájaro, me gustan mucho los gatos.
Mi padre hizo unas fotos de mis gatos, como son de la cámara antigua, no las pongo aquí.

Los dos gatos de María son muy grandes. Según mi pareja, cuando eran pequeños subieron a sus patas y allí se durmieron.


Ahora no se acuerdan de eso. Uno de ellos muestra mucho cariño para nosotros, pero el otro se nota que aguanta nuestra visita.

                                                                              (al crepúsculo)

Sí claro, interrumpimos el tiempo y el espacio importante con su dueña...

                    (mermelada  de naranja de María )            

                                                             

Por cierto, cuando viajamos a Japón hace 2 años, nos habían informado sobre una cosa curiosa: Una chica española que vivía en Tokyo, puso un artículo sobre un "Neko-café (cafetería de gatos)" y nos llamó mucho la atención. Nunca lo habíamos escuchado. 
Yo dije: "¡Quiero ir!" 
Mi pareja: "Vale, vamos para jugar con gatitos."
Nuestro segundo o tercer día en Tokyo, fuimos ahí.
Sí, había muchos gatos... muy limpios y aburridos. Pobre gatos.
Pero algunos sabían posar delante de cámaras. Unas chicas hacían fotos con cámaras buenísimas y, como si fuera un modelo, un gato con pelo largo como león empezó a posar.
(antes, cuando estábamos cerca, estaba durmiendo. Aquí no le he puesto.)

Este gato precioso de color gris-azulado reaccionó sólo a mi pareja.


"Es hora de merienda....por favor, dadles la merienda a los gatitos...". 
Ese gato azul comió tranquilamente desde la mano de mi pareja, no me hizo caso a mí. Ni a otra gente que estaba ahí.
Qué bien que hizo un amigo exclusivo, tan bonito (no sé si era macho o hembra).

Enfrente de mí, este gato con pelo largo se tumbó y me hizo acariciarle. Estaba relativamente de buen humor.



La verdad es que encontramos gatos callejeros mucho más simpáticos. 
Entiendo los gatos de esa cafetería. Los gatos no son animales que se ponen simpáticos para cualquier persona.
El "Neko-Café" puede ser un poco contra naturaleza. 
Sin embargo, nos lo pasamos muy bien.