miércoles, 18 de septiembre de 2013

Pájaro de amor


Agapornis es una palabra griega; "Agape (amor) + ornis (pájaro)".
Ésta expresa muy bien las características de estos pájaros.
Como sabéis, en español los llamamos también "inseparables".
Recordando el día que encontré a mi pájaro, es verdad que es un "pájaro de amor". 
Esta pajarita amarilla me miró, y en el momento siguiente se subió encima de mi cabeza. Si una cosa tan chiquitita y tan linda se acerca a ti, ¿quién puede rechazarla?



Los agapornis tienen  picos muy fuertes como los loros. Necesitan cosas para morder. Desde que empezamos tenerla en casa, voy al parque para recoger ramas de árboles. Ella es capaz de romper la madera de su columpio con su pico. 


Nuestra agapornis Lunita tiene un carácter muy interesante.

Cuando estudio, pongo la jaula delante de mí en la mesa. 
Ella se relaja y empieza a acicalarse, o me mira con cara risueña.
Me mira con cara sonriente como si fuera una angelita.
Así, cuando estamos en la misma habitación (Ella está en la jaula), normalmente está muy tranquila. 

 

Pero cuando me voy a otro cuarto o cuando ella me pierde de su vista, de repente empieza a llamarme.
Me suena como a esto (Por supuesto que no habla mi idioma):
"¡¿A dónde te has ido?!" 
Yo le contesto,
"Estoy aquí, ¡no te preocupes!".
Otra vez me pía,
"¡Vuelve a dónde te vea...!".
Eso me hace mucha gracia y me recuerda a mi infancia.


Mi madre y yo de los 3-4 años íbamos al mismo supermercado. 
Yo empezaba a mirar cosas (sobre todo chucherías) y mi madre también.
De repente, me di cuenta de que mi madre había desaparecido.
"¡Mamá, mamá! ¿Dónde estás?"  
Llamé a mi madre. Cuando oí su voz,
"¡Sí....! Estoy aquí."
me alivié.

Estoy mirando una niña pequeña en mi pajarito.
Me llama, 
"Oye, ¿¡dónde estás!? No te veo!"



Le encanta su jaula desde el principio, cuando llegó a casa.
Ya es capaz de tener hijos. 
Hace 6 meses, tuvo huevitos aunque no tiene pareja. 
Nos parece que ha entrado en celo de nuevo estos días. 
Se mete debajo de los papeles de la jaula y los corta mucho para hacer su nido (Es costumbre de hembras de agapornis).
Mientras tanto, pía mucho. No sé si está llamando a su pareja, pareja invisible...
Pero a veces, saca su cabeza entre los papeles y nos asoma. 
No estamos preparados para cuidar de muchos polluelos de agapornis, así que no le traemos su pareja.


Ella nos considera como una parte de su bandada y no sólo nos quiere sino nos necesita.  
Y la queremos mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario