domingo, 17 de marzo de 2013

Verde


Para mí, las galletas de molde son uno de los primeros dulces de repostería que aprendí siendo pequeña. 
No siempre me salían bien; cuando se me quemaban, me ponía triste. 








Hice galletas de té verde, pensando en el tema "verde" del día de San Patricio.
Esta vez formé un trébol muy grande: Utilicé un molde con forma de corazón, combiné la masa de la forma de  tres corazones y un tallo. 




No soy de Irlanda ni soy religiosa, pero me gustan algunas cosas culturales de ese país; música celta, paisajes verdosos, etc. (Por el mismo motivo, me gustan mucho Galícia y Asturias. Me encanta también la comida de esas zonas.) Sin embargo, no me interesa beber mucho.

Me acuerdo de cuando estuve en Dublín, visité la iglesia de San Patricio y me gustó bastante.
Para mí, los tréboles han sido siempre las yerbas que les gustan a los conejos, algo familiar, a veces buscaba un trébol con cuatro hojas creyendo que iba a traerme buena suerte. Me gustaron las flores blancas, a veces moradas de estos tréboles.





Puse este galleta de trébol (Shamrock) muy grande encima de una tarta de queso, que también había hecho con té verde.  

Por el tema "verde", me acordé de una poesía de Federico Garcia Lorca, "Romancero Sonámbulo". (Estoy escribiendo sobre esto no porque me vuelvan loca todas sus obras, sino porque me gustó algo de su poesía. No soy fan de Lorca, muchas veces no era fácil de entender, pero la verdad es que algunas de sus obras son bonitas.)

Y ahora me gusta mucho esta cosita verde (encontré la foto por internet), agapornis taranta de Africa. 




La naturaleza está llena de magia.